28. November 2016

Nuestros Principios

paar1de la constitución de la Gran Logia Liberal de Austria.

Preámbulo y autodefinición

La Constitución regula el funcionamiento de la Gran Logia Liberal de Austria como una organización masónica.

Cada logia afiliada a la Gran Logia Liberal de Austria es responsable por cumplimiento de los principios de

responsable y obligado por lo tanto a cumplir con los requisitos mínimos con las Logias afiliadas.

La tradición de la Gran Logia Liberal de Austria fundó, en particular, los siguientes documentos:

  • La Constitución de James Anderson llamado los cánones viejos de 1723.
  • Las nuevas obligaciones, creado en 1974 por la Logia Independiente de Viena, en las cuales los “Antiguos Cargos ‚están interpretados de manera moderna.
  • En la Declaración Universal  de los Derechos Humanos sobre la base de las Naciones Unidas de 10 de diciembre de 1948 y los documentos modernos de derechos humanos reconocidos en la consideración de los derechos humanos universales.

La Gran Logia Liberal  de Austria sirve para la actuación en el mundo masónico y la organización interna necesaria entre sus logias masónicas miembros, que fueron establecidas de acuerdo con los principios de la Declaración de Estrasburgo de CLIPSAS de 22 de enero de 1961, como logias justas y perfectas que se comprometen a esto.

La Gran Logia Liberal de Austria se ha comprometido a la libertad absoluta de conciencia, la tolerancia y el pluralismo y unida en sus logias miembros masones de ambos sexos, sin distinción de origen, religión y creencias y cualquier otra institución masónica contra la entidad separada e independiente. logias miembros conceden entre sí un general y mutuos derechos de visita. Los asuntos internos de las logias miembros (en especial la elección del ritual, la elección de hermanos y hermanas) es responsabilidad de cada logia.

La Gran Logía Liberal de Austria es independiente y autónoma contra cada otra institución masónica y representa a las logias afiliadas como obediencia masónica.

 

PROCLAMACIÓN APROBADA EN ESTRASBURGO EL 22 DE ENERO 1961

(texto del Gran Oriente de Francia y del Gran Oriente de Bélgica)

Las Obediencias firmantes :

- se honran de su fidelidad absoluta al mensaje de tolerancia, de fraternidad y de unión contenido en el artículo 1o de las Constituciones de Anderson (1723) y que permanece como regla de oro de la Masonería.

- estiman que la Francmasonería tiene por misión " reunir las personas que, sin ella, serían consideradas extrañas" y que el francmasón tiene que ser por esencia un elemento de concordia entre todas las personas.

- consideran que lo esencial de la Masonería radica en su ideal social de fraternidad y de servicio y no en la observancia rígida de alguna costumbre tradicional; que una espiritualidad que une estrechamente al ser humano al devenir de la humanidad y al mejoramiento de su condición tiene tanto valor moral como la que él puede encontrar en sus relaciones con un principio supra natural.

Para estas Obediencias, iniciación, filantropía, espiritualidad incluyen una vocación de humanismo y de progreso; la meditación no prohíbe la acción. El respeto de los ritos y de la tradición no prohíbe:

- enviar un mensaje de tolerancia, de fraternidad, de unión;

- inspirar en los hombres y mujeres una voluntad de elevación personal y de concordia;

- ofrecer a los jóvenes un ideal mayor y más generoso.

Así como el río no es fiel a su fuente cuando va hacia el mar, una masonería que se niega a seguir los progresos humanos, traicionaría la intención misma de sus fundadores.

Por lo mismo que es progresista, nuestra Masonería, consciente de llevar a cabo en nuestra sociedad científica moderna la generosa intención de nuestro Maestro Anderson, por su prolongación natural, no admite limitación alguna a la libertad absoluta de conciencia.

La realización de este ideal exige la alianza de todos los Masones en una armonía en el respeto a la libertad de cada uno. Una Masonería que quiere cumplir su misión no podría rechazar ninguno de los valores morales capaces de fortalecerla.

Todas las personas, cualquiera que sean su etnia, su religión, su situación social, sus ideales filosóficos o políticos, sus concepciones económicas, si son libres y probas, deben comulgar en una misma voluntad de unión para permitir la edificación de una extensa reunión masónica universal, cuya necesidad es más imperativa que nunca.

Pensamos que la diversidad de los valores morales forma un factor de riquezas intelectual, espiritual y éticas indispensables al desarrollo de la Masonería y de la Humanidad. Estamos convencidos que las Instituciones de carácter masónico que no admiten la libertad absoluta de conciencia, son imperfectamente instruidas y que nuestro deber es ayudarlas en su camino hacia la Luz.

Respetuosas de todas las tradiciones, de todos los ritos, de todos los símbolos, de todas las creencias, de la libertad absoluta de conciencia, fíeles al espíritu de las Constituciones de Anderson de 1723, atentas a dejar a cada Masón el cuidado de determinar libremente sobre la elección de los Ritos y la interpretación de los símbolos, las Potencias Firmantes recurren a todas las Masonerías del Mundo, con el fin de que se forme entre ellas una Cadena de Unión indisoluble que asegurará el triunfo del ideal masónico y conducirá la humanidad más allá de la Hermosura y la Bondad.